Discurso del Mantenedor 2017

facebookdel.icio.usmenéameyahoo
21/08/2017
Imagen principal
Alejandro Rebollo Matías, Dr. Historia del Arte, Mantenedor en el Requerimiento de las doncellas 2017.

© Alejandro Rebollo Matías. Dr. Historia del Arte

FIESTA 6 AGOSTO. BATALLA DE SIMANCAS. MANTENEDOR SIETE MANCAS

Por librarse de paganos

Las Siete Doncellas Mancas

Se cortaron sendas manos

Y las tienen los cristianos

Por sus Armas en Simancas

Estimadas autoridades, estimado Alberto, ya no me podía negar por segunda vez, y es un privilegio y un honor para mí estar en este acto y ser el Mantenedor de las Doncellas de esta valerosa Villa de Simancas.

Estimado público presente en esta solemnidad de El Santísimo Salvador, que da nombre a vuestro templo parroquial, y precisamente fecha en que acaeció el prodigio del Sol que cegó la mente de Abderramán III ante el presagio de una derrota anunciada ante el Señor de la Historia. En aquel eclipse solar del 6 de agosto vieron los propios mahometanos una premonición de que sólo el deseo de un hombre, el califa Abderramán III, no era suficiente para que a través de la “guerra santa” pusiera fin y sometiera a los cristianos viejos de estas tierras. Las lanzas se volvieron cañas y no pudo pasar del Duero arriba suponiendo para su prepotente ejército una sonora derrota.

Desde entonces, y han pasado casi más de mil años, este hecho nos congrega festivamente para recordar la gesta y además revivir que unas valerosas doncellas hicieron frente al opresor y se negaron a servirle en aquel tributo exigido por el poder musulmán a los cristianos desde el s. VIII.

Sus manos son símbolo de ello, pues las manos son una bendición de Dios para el hombre y para la mujer y sin manos nada podemos hacer a derecha o izquierda. Así lo han visto siempre, sabios como Joseph Ratzinger (Benedicto XVI) que nos dice en uno de sus atinados pensamientos: quizá en ninguna parte del cuerpo se expresa tanto la peculiaridad humana como en las manos. Con las manos damos y tomamos, con nuestras manos sanamos y golpeamos. Interpretamos música o acariciamos a la persona

amada. A lo largo de todos los pueblos los hombres elevan sus manos cuando rezan dirigiéndose a Aquel que está por encima de ellos, o cuando afirman su victoria, añadimos nosotros, alzando los brazos y sus manos en la lucha política, deportiva o social.

Es tan simbólico el uso de las manos que en las Siete Mancas simboliza todo el ser que no se quiso ofrecer al tirano para su servicio.

En el Camino de Santiago, que también pasa por Simancas, no lo olvidemos, tuve una experiencia similar esta vez con los miembros inferiores, pues los pies para el caminante son vitales para su andar. Asistí admirado al emocionante “Lavatorio de los pies” de los peregrinos, en una ceremonia de bendición que se hace para todos los que llegan al famoso puente de Itero sobre el Pisuerga (Itero del Castillo (Burgos)-Itero de la Vega (Palencia) antigua frontera que delimitaba el reino de León y el condado de Castilla).

Es allí, en la ermita albergue de San Nicolás, “Confraternitá” regentada por los italianos de Perugia en donde asisten a los peregrinos. Compartí en una noche de julio mesa y mantel en la cena con ellos y con los peregrinos y fue muy gratificante al lado de personajes como Paolo Caucci o el conde Salvatori y los peregrinos italianos. ¿Se podría hacer algo similar en el claustro de nuestra iglesia de El Salvador?. Lanzo la idea.

Pues bien Simancas, tierra de peregrinos, de pintores, de investigadores y de turistas, es una tierra excepcional del Duero y del Pisuerga, antigua extremadura castellana en la Edad Media, enclave de caballeros y doncellas y lugar histórico emblemático en donde sucedió la célebre batalla de la Reconquista. Por su cercanía a Valladolid siempre fue para mi muy querida esta población, así la he enseñado siempre a mi familia, amigos y forasteros que por cuestión del turismo nos visitaban. Hasta una película amateur rodamos por sus calles y puente medieval, de grato recuerdo en 2009.

Pero también profesionalmente, ¡cuantas horas he pasado entre legajos en este mundialmente conocido Archivo de Simancas!. Es una pena que se haya eliminado la residencia para investigadores de todo el mundo que llegaban aquí con su saber. En esas jornadas con el autobús que nos traía y llevaba tuve ocasión de coincidir entre otros con el gran archivero Amando Represa y con Rodríguez de Diego, con historiadores como Antonio Ribot y con extranjeros como Goldman, inglés y judío, buscador de los galeones

españoles hundidos y sus riquezas. Publicó, por cierto, un libro finalmente.

Simancas tiene mucho que ofrecer, no sólo las vistas tan impresionantes, desde el privilegiado mirador, de ese extenso mar verde de Castilla, lugar idóneo para explicar la geografía del entorno y ¡como no! la famosa batalla de Simancas desde Panorama a Entrepinos. Desde la carretera de Pesqueruela siempre me ha parecido fundamental preservar la vista de Simancas, sí amigos debe preservarse como “denominación de origen”.

Pero también otras denominaciones de origen como es pasear por sus calles y plazas, degustar en sus mesones lo más típico castellano o hablar con la gente y gozar de sus fiestas y encierros esto también es patrimonio natural de Simancas.

En especial, nos llama la atención como historiador del arte, su casco histórico, casas y muralla (desgraciadamente apenas conservada), el Castillo Archivo del Reino, el templo del Salvador con su otra torre románica gemela de la Antigua de Valladolid, y ese reloj que ha vuelto a andar y ha sido recientemente recuperado por manos expertas. Pero además la Virgen del Arrabal y los tesoros de su patrimonio religioso, el antiguo molino, el hospital, el lugar arqueológico de los Zumacales (parte se puede admirar en el Museo de Fabio Nelli),y un largo elenco patrimonial que debe ponerse en valor. Tenéis un puente medieval casi milenario sobre alguno preexistente de época romana cuando no sabemos si fue villa de Septimio.

Una placa junto a la ribera como otras que tuvimos que redactar con sus plantas arquitectónicas en casi todos los monumentos de la provincia de Valladolid, por encargo de la Diputación y Junta de Castilla y León, de esto hace bastante tiempo, nos explica la importancia histórica que tuvo. Un proyecto de dinamización turística como en los que participamos en Peñafiel, Cuéllar o Castrojeriz y la recuperación del Patrimonio actual sería bueno para el Municipio. La Villa y la ocasión lo merecen.

En un interesantísimo manuscrito que llegó a mis manos gracias a quien lo ha investigado José Miguel Díaz: “Antigüedades y sucesos memorables sucedidos en la mui noble y antigua Villa de Simancas escrita por Don Manuel Bachiller Beneficiado de Preste de ella y dedicado a Nuestra Señora del Arrabal” se cuenta la “historia que se escribió hacia 1580 y se trasladó el año de 1755”. El original del s. XVI es anónimo aunque se supone del licenciado Cabezudo. En la introducción de la trascripción editada por la Diputación de Valladolid en 2004, el profesor Jesús Urrea, aporta los datos sobre Antonio Cabezudo, tomando como base documental su testamento y que era párroco en esos años. En la actualidad perdido el original del s. XVI este manuscrito de 1755 es el ejemplar más antiguo que existe (se halla en colección particular) y hay copias del s. XIX en la Real Academia de la Historia, en la Parroquial de Simancas y en el Archivo General, así como también en la Biblioteca de la Universidad de Oviedo.

En este ejemplar pude releer sobre la historia de la villa y comprobar el acierto de la narración del 6 de agosto y la leyenda de las Siete Mancas:

Cap. 9. Historia de las siete doncellas de Simancas y la batalla de Clavijo.

Cap.10. Voto de Santiago hecho por el Rey D. Ramiro hecho al Apóstol.

Cap.11. Batalla insigne y milagrosa de Simancas.

Cap.12. Voto de San Millán hecho por el Rey de Navarra y el conde Fernán González en Simancas.

A propósito, como se comentó en la reciente conferencia sobre la batalla, por parte de Martínez Canales, existe una fuente y vestigios de la antigua ermita de San Millán en un pago cercano. Como sabemos, y es una buena coincidencia, era el patrono del Conde Fernán González y de los caballeros castellanos en la batalla. Por el contrario existe también una pintura sobre la batalla de Simancas en la propia iglesia de El Salvador en un retablo colateral con la figura de “Santiago caballero o matamoros” patrono del

reino de León y de Ramiro II en dicha batalla y que equivocadamente se ha identificado con la batalla de Clavijo.

Pero dejemos esto ahora. Me dirijo a nuestras doncellas:….. Marina, Verónica, Estela, Carla, Isabel, Gabriela y Carmela…. Lo he dicho bien? Ellas toman el relevo de otras muchas que han encarnado los valores de vuestra Villa de Septimancas.

Ahora vosotras estáis en la encrucijada de vuestra vida personal y familiar, elegir bien vuestro destino. No tengáis miedo al futuro. Volved la mirada a la sabiduría del pasado. Tened en cuenta vuestras raíces, vuestro patrimonio heredado y la cultura y arte de esta tierra, que por castellana tiene mucho que ofrecer. Tenéis una misión en este año como propagadoras de la excelencia de Simancas y yo como Mantenedor me comprometo a

apoyaros en vuestros anhelos. Un reto social, religioso y turístico tendría que partir de vuestras sugerencias o inquietudes. Atención al peregrino, discapacitados, organización de exposiciones, certámenes de todo tipo y elaboración de guías para jóvenes…

Os pregunto ahora ¿qué necesita vuestra población?, ¿qué deseáis para Simancas?, ¿qué cosas veis que se pueden mejorar? Vosotras durante todo este año tenéis la palabra. ¡Simancas is nice! ¡es bonita Simancas! Ya lo creo, este podría ser un slogan turístico para los próximos años.

Recordar, es hacer que alguien recuerde, papel encomendado a las Musas en el arte y en la historia. ¡Como vosotras! que sois Musas que ayudan a recordar un pasado importante para la Villa, una historia gloriosa y edificante. Nos cuenta el poeta Píndaro en su relato sobre el origen de las musas: que el mayor de los dioses, Zeus, había transformado el caos del mundo en armonía, y el resto de los dioses contemplaban admirados tal esplendor. Zeus les preguntó si consideraban que faltaba algo. Sobrevino

un largo silencio… Sí, algo falta, respondieron finalmente: ¡falta una voz adecuada para alabar toda esta creación!. Es por este motivo que se crearon las Musas. Su misión era cantar las alabanzas de la creación entera.

Por eso las artes plásticas (pintura, escultura…) tienen que ver mucho con el amor a la poesía y a la música. Es lo que el filósofo Josef Pieper apuntó en un librito lleno de sabiduría citando a San Agustín: “solo quien ama canta”.

Una escritora famosa, que a lo mejor conocéis por sus novelas, Jane Austen (Jein Austin) (1775-1817), autora revolucionaria y heroína, con personajes de virtudes aristotélicas, y conocida por el cine en Orgullo y Prejuicio, o la Joven Austen, que encarna la actriz Ane Hathoway, se centra en los ideales de la virtud y del amor, aunque románticos, de una doncella que no llegó a contraer matrimonio, pero que se dedicó como nadie a narrar las experiencias, amores y tristezas de las mujeres y hombres de su tiempo. Os recomiendo como Chesterton una lectura de sus obras que tienen aun mucho valor en la actualidad y aprender a ser críticas, no a criticar que es muy distinto, sino saber actuar con moralidad y audacia en el mundo en que vivimos. Seréis felices si así lo hacéis.

Por librarse de paganos

Las Siete Doncellas Mancas

Se cortaron sendas manos

Y las tienen los cristianos

Por sus Armas en Simancas

Parece un juego de palabras pero es historia verdadera que se convirtió en leyenda y la leyenda en mito. Es lo que J.R.R. Tolkien nos narra en El Señor de los Anillos, que como sabéis eran siete anillos para siete reyes o reinas como Galadriel: la historia se convirtió en leyenda y la leyenda en mito.

Siempre ha ocurrido así a lo largo de los siglos.

 

Muchas gracias y os deseo el mejor futuro en este año 2017.

Diputación Provincial de Valladolid·Tel: +34 983 427 100·Fax: +34 983 267 919